Messi, Un Apagón Que Ciega Al Barça