Messix, El Galo, Por Carlos Zanón